Otro Año más Vieja

 

 

Historia por: CN Winters y Susan Carr

 

Escrito por: CN Winters y Susan Carr

 

Dirigido por: CN Winters y Susan Carr

 

Producido por: CN Winters y Susan Carr

 

Editado por: Kate

 

Departamento de Sonido: Steff

 

Director de Arte: Chris Cook

 

Artistas: Chris Cook, David Zahir, Chantal, Mytryk, Cynthia Taz, Tori,

CN Winters

 

A los miembros del Staff de WaTchers – ¡Gracias chicos por tener Fe!

 

 

Avance

 

 

Fade In
Int.
Guarida de un Vampiro – Amanecer
Cleveland

 

Seward se veía aburrido. El echo una mirada con flojera a su alrededor, frunciendo el seño ante lo que vio, y aun así parecía que no podía recaudar la energía necesaria para patear el trasero de sus lacayos.

 

“¡Gretz!” grito el. El lacayo se acerco hacia donde Seward estaba sentado.

 

“¿Si, amo?” gimoteó el. “¿En que puedo servirle?”

 

Seward suspiró. “Que todos los apestosos dioses del bajo mundo me liberen de aguantar estos lacayos,” declare el. El lacayo permaneció en silencio, sus ojos fijos sumisamente a los pies de su maestro Vampiro.

 

“Quiero salir,” Seward dijo. “Estoy de humor para una fiesta, de un poco de libertinaje y diversión. ¿Crees que tu y tus hermanos estén dispuestos a algo de diversión?”

 

“Pero Maestro,” Gretz dijo. “¿Los Vigilantes? ¿Las Cazadoras? Han estado por todo el pueblo. No nos atrevemos…”

Seward se sentó molesto en su silla, sus manos apretando fuertemente los brazos. “¿Parece que me importa ese grupo de humanos?” gruñó el.

 

Gretz se acobardo. “No Maestro, por supuesto que no.”

 

Seward se agacho y puso una filosa uña debajo de la barbilla de Gretz, acercando al lacayo hasta que su rostro estaba a tan solo pulgadas del suyo. “¡Claro que no!” Seward agrego. “¿Y sabes por que?”

 

Gretz estaba demasiado paralizado por el miedo para contestar, pero Seward no esperaba que lo hiciera así que continuó. “Por que este es mi pueblo. Lo hice mio cuando los franceses aun intercambiaban pieles a los Húngaros. Estuve aquí cuando el último de los indios enterró a sus muertos y los ingleses se mudaron. Estuve aquí cuando el edificio de la corte fue construido y ese inútil de Elliot Ness fue echado del pueblo. Así que no vengas a decirme que solo por que unos bienhechores han llegado a mi pueblo que de pronto ya no puedo tener una fiesta. ¿Lo entiendes?”

 

“Pero… ¿El presidio? Nos dijeron que nos mantuviéramos calmados, Maestro y…”

 

La mano de Seward apretó e cuello de Gretz, cortando las palabras del lacayo y sus filosas uñas encajándose cruelmente en su piel.

 

“¿Cuándo aprenderás a no cuestionarme, chico?” pregunto el casi afectuosamente. “El presidio tiene sus usos, pero cuando se trata de mi entretenimiento, no son mi problema y por consiguiente, tampoco el tuyo. ¿Entendido?”

 

“Si, Maestro,” susurró Gretz.

 

“Bien,” Seward dijo. Soltó a Gretz y volvió a sentarse, recogiendo un periódico con flojera y apuntando al anuncio en la esquina. “Ahora. Creo que hay un nuevo bar que abre esta semana.”

 

“¿Un nuevo bar maestro?” dijo Gretz, frotando su garganta, limpiándola sangre que escurría. “Eso… eso suena como que hay posibilidad de diversión.”

 

Seward sonrió. “Claro,” dijo el. “Ahora estas pensando como un vampiro.”

“Gracias, Maestro,” Gretz dijo y después sonrió como si de repente se sintiera mas confiado. “Además… No creo que esos pretenciosos Vigilantes les guste ser vistos en un lugar de esos.”

 

Seward se rió de placer. “¡Eso es seguro chico! Y aun si se atrevieran, eso es lo que serán… vistos muertos.”

 

Fade Out

 

Fade In
Int.
Suite de Willow – Temprano por la Mañana
Habitación

 

El sol de la mañana comenzaba a brillar a través de la ventana, despertando a la Cazadora.

 

“Mmm,” Kennedy ronroneó, escondiéndose debajo de las cobijas tratando de ocultarse de la luz. Ella abrió un ojo y sonrió cuando vio a Willow bostezar medio dormida y levantar los brazos sobre su cabeza para estirarse. “Buenos días, cariño.”

 

“Buenos días para ti tambien,” Willow respondió, acurrucándose mas cerca de su novia buscando el calor que generaba su metabolismo de Cazadora. Ella se asomó sobre el hombro de Kennedy para ver la ventana y gruño.

 

“¿Qué?” Kennedy preguntó, sorprendida.

 

“Escarcha,” Willow se quejo. “Veo escarcha otra vez.”

 

“¿Cuál es el problema con la escarcha?” Kennedy dijo. “Es Diciembre, sabes. Hemos tenido escarcha desde hace unos días.”

 

“¿El problema?” Willow dijo haciéndose hacia atrás para ver incrédulamente a Kennedy. “¿Sabes lo que es la escarcha, cierto? Depósitos de pequeños cristales de hielo formados cuando el vapor de agua se condensa a temperaturas bajo cero. Bajo cero siendo la palabra importante aquí. Cero grados… bueno, treinta y dos para los Americanos. Pero… si, es Diciembre y hay escarcha y una buena posibilidad de que haya mas nieve. Y-y solo nevó una vez durante toda mi vida y aun en ese entonces había desaparecido completamente al día siguiente y tuvimos una oleada de calor la semana siguiente. Kennedy la nieve que cayó hace dos días aun esta en la tierra y juzgando por la orilla del lago, sospecho seriamente que el lago entero va a congelarse y-y la sola idea de tanta agua congelada…”

Kennedy se inclinó y presionó sus labios contra los de Willow hasta que el aliento de Willow se acabó por algo más que balbucear. Finalmente satisfecha, Kennedy se apartó y sonrió calidamente.

 

“Oh,” Willow respiro.

 

“Si,” Kennedy estuvo de acuerdo. “No te preocupes, cariño. Prometo mantenerte caliente todo el invierno.” Ella frunció el ceño ante la mirada oscura que paso brevemente sobre el rostro de su novia, pero entonces los ojos verdes de Willow brillaron traviesa mente y una lujuriosa sonrisa apareció en su rostro.

 

“Bueno… en ese caso,” Willow hablo lentamente mientras se acomodaba sobre Kennedy. “Mejor bajo a donde es aun mas caliente.”

 

Mientras Willow desaparecía bajo las cobijas, los ojos de Kennedy se cerraron y ella arqueo su cuerpo sensualmente. “Oh si,” gimió ella. “No hay escarcha ahí.”

 

Fade Out

 

Fade In

Int.
La Suite de Willow – Por la Mañana

Baño

 

Willow acababa de salir de la ducha, se había vestido y estaba terminando de maquillarse cuando Kennedy entro al baño y tomó su cepillo.

 

“Sabes que en realidad no necesitas esas cosas,” Kennedy remarco ante el reflejo de Willow en el espejo mientras comenzaba a cepillarse el pelo.

 

“Gracias,” Willow sonrió. “Pero vamos a entrevistar a un candidato amaestro esta mañana y quiero por lo menos lucir profesional. Y después de comer voy a entrenar con Ro y por supuesto lecciones con Marsha antes de patrullar. ¿Qué tal tu?”

 

“Igual de ocupada,” Kennedy remarcó. “Practica con las armas y después darles mantenimiento. No parece mucho lo se, pero esas jóvenes cazadoras me mantienen corriendo. Especialmente esa hiperactiva tuya.”

 

“¿Que hizo ella ahora?” Willow suspiro. “¿Colgó el delantal de Andrew del alce en la sala otra vez?”

 

Kennedy se rió. “No. ¿Que tiene Andrew, eh? ¿Qué tiene ella en contra de el?”

 

“No se pero pretendo averiguar,” Willow sonrió. “Una de las frases favoritas de Giles: ‘Conoce a la Cazadora.” Averiguare por que lo molesta tanto.”

 

“Esa pequeña tramposa,” Kennedy sonrió.

 

“Hey tu, el burro hablando de orejas,” Willow apunto a la cazadora con su brocha de maquillaje. “Recuerdo a cierta personita que tiene trucos propios. ¿Cómo va tu resfriado por cierto?”

 

“¿Funciono, no es así?” Kennedy sonrió.

 

Willow asintió estando de acuerdo. “Avísame si llega a ser demasiado,” Willow regreso la conversación a los negocios. “No quiero desalentar el espíritu… fue una de las cosas que mantuvo viva a Buffy. Pero por otro lado, no quiero que se vuelva muy malcriada.”

 

“Estará bien, Will,” Kennedy le aseguró. “Ella es la mejor del grupo, y tiene a la mejor vigilante para que la cuide.”

 

Willow sonrió y después volvió a voltearse hacia el espejo para seguir enchinándose las pestañas

 

“Entonces, Will,” Kennedy comenzó. “¿A donde quieres ir mañana en le noche?”

 

“¿Que?” Willow dijo, pánico mostrándose en su cara. “No, no quiero salir. No… no…”

 

Kennedy tomo la brocha de la mano de Willow antes que pudiera picarse un ojo y se movió para abrazar a su novia. “Si, salir,” dijo ella con un beso. “Tal vez una linda, romántica cena de cumpleaños y después… podemos bailar, y no me refiero a solo en la discoteca.”

 

“¿Bailar?” Willow dijo. “No, nada de bailar en las discotecas. Además tu…”

 

“¿Yo…?” Kennedy pregunto.

 

“Bailas como una chica blanca,” Willow sonrió.

 

“¿Quieres decir igual que tu?” Kennedy se rió.

 

“Algo así,” Willow asintió.

 

“Vamos, Willow,” dijo Kennedy. “Es tu cumpleaños. Quiero hacer algo especial para ti.”

 

“¿Oh y que?” Willow pregunto señalando a la habitación. “¿Eso que paso hace un rato no fue especial para ti?”

 

“Mmm,” Kennedy asintió. “La parte de los gritos fue muy especial, estoy de acuerdo. Pero aun quiero salir contigo, solo tu y yo, por tu día especial.”

 

“No lo se, Kennedy,” Willow protestó. “No estoy acostumbrada a que a alguien le importe lo suficiente como para hacer de mi cumpleaños algo especial. Quiero decir lo mas que podía esperar era que Xander apareciera con Twinkies y refresco.”

 

“¿Quieres decir que tus padres nunca hicieron nada?” Kennedy preguntó frunciendo el ceño.

 

“Bueno, después del incidente con el pony creo que lo borraron completamente de sus mentes. Su contador les recordaba cada año que me mandaran un cheque. ¿Ya llego el correo? Estoy segura que hay uno esperando,” Willow trato de ocultar la tristeza en su voz. “Aun que este año probablemente sea el ultimo, gracias a la diosa.”

 

Kennedy sonrió juguetonamente otra vez en un obvio intento de cambiar el ánimo. “Bueno, velo de esta manera… si no quieres salir a jugar conmigo, estoy segura que puedo hacer que todos organicen una fiesta aquí.”

 

“¿No lo harías?” Willow pregunto, entrecerrando los ojos.

 

Kennedy levantó una ceja como si Willow de veras esperara una respuesta a esa pregunta.

 

“Lo harías,” Willow suspiro derrotada.

 

“Tomo eso como un si,” Kennedy sonrió victoriosa.

 

Willow suspiro justo cuando tocaron a la puerta. Viendo a Kennedy muy seria salió del baño para abrir la puerta.

 

Corte a:

Int.
Suite de Willow – Mañana

Sala/Comedor

 

Willow abrió la puerta de su suite para encontrarse afuera a Andrew.

 

“Hey Andrew. Pasa,” dijo ella abriendo mas la puerta para dejarlo pasar mientras ella se movía para recoger los papeles que estaban sobre la mesa y meterlos a su portafolio. “¿Quieres algo? Quedo un poco de café.”

 

“Um, no gracias, Willow,” dijo Andrew, paseándose nerviosamente por la habitación. Willow frunció el ceño cuando lo observó levantar una pequeña estatua de la torre Eiffel que estaba frente a una fotografía de Buffy y Dawn en Paris.

 

“¿Andrew?” dijo Willow, sintiendo su agitación. “Si necesitas el baño, estoy segura que Kennedy ya lo desocupo.”

 

“Oh uh… no, gracias,” dijo el, dejando abruptamente la estatua en su lugar. “Umm, Giles me dijo que te preguntara si podías bajar a su oficina de inmediato… si… si esta bien contigo.”

 

“Seguro,” dijo Willow, cerrando el portafolio.

 

“¿Qué pasa?” Kennedy dijo, poniéndose una chaqueta y subiendo el cierre.

 

“Giles,” Willow dijo. “Vámonos.”

 

Corte a:

Int.
Oficina de Giles

 

El vigilante mayor estaba sentado detrás de su escritorio, una seria, pero sorprendida expresión en su rostro cuando Willow, seguida de Kennedy y Andrew entraron en su oficina.

 

“Llegas tarde,” dijo el.

 

“Lo siento mucho,” dijo Willow, moviéndose hacia el escritorio. “No sabia que la entrevista empezaría tan temprano.”

 

Ella se giró hacia la figura sentada en la silla de piel frente a Giles. “Por favor discúlpeme por…”

 

Willow se detuvo en frío y tiro su portafolio al suelo mientras veía a la persona que le sonreía desde la silla. Su expresión paso de shock a felicidad, a preocupación y otra vez a felicidad en un parpadeo.

“¡¡¡Xander!!!”

 

Fade Out

 

Fin del Avance

 

Continua en el Acto Uno

 

Acto Uno

Artistas Invitados: Fred Ward como Seward, Christopher Gartin como Gretz, Stephanie March como Bonnie. Invitado Especial: Nicolas Brendan como Xander Harris.

Fade In
Int.
Oficina de Giles – Por la Mañana

 

“¡Xander!” Willow gritó corriendo hacia el.

 

Xander sonrió ante su entusiasmo y se levanto para encontrarse con la pelirroja que se había lanzado sobre el. Apenas tuvo tiempo de abrir sus brazos cuando ella se lanzó a abrazarlo.

 

“Oooh,” Xander dijo cuando ella casi le sacó el aire antes de abrazarlo fuertemente.

 

Giles sonrió calidamente ante la muestra de afecto mientras Rowena y Faith entraban en la oficina. Andrew continuo dando pequeños saltos de emoción y Kennedy simplemente se recargó en un librero con sus brazos cruzados.

 

“¡Compañero!” dijo Faith alegremente. “Bienvenido a Cleveland.”

 

“Gracias,” Xander le sonrió por sobre el hombro de Willow. “Uh… ¿Will? ¿Vas a soltarme antes que termine el año?”

 

Un ahogado “No” vino de la pelirroja acurrucada en su hombro mientras ella temblaba por la emoción.

 

“Okay,” Xander dijo. “Solo me aseguraba. Toma tu tiempo.” Afectuosamente, Xander puso su barbilla sobre la cabeza de Willow mientras le acariciaba el cabello.

 

Finalmente, Willow se aparto lo suficiente para verlo, pero aun se rehusaba a dejarlo ir. Ella se limpió las lágrimas con una temblorosa mano. Giles camino alrededor del escritorio y le dio su pañuelo.

 

“G-gracias,” Willow se secó los ojos. Xander dejo ambas manos sobre sus caderas y vio hacia abajo, inclinando la cabeza.

 

“¿Estas bien?” Le preguntó.

 

Willow se sonó la nariz y asintió. “Si,” dijo ella finalmente. “Solo sorprendida. ¿Dónde has estado?” dijo ella dándole una palmada en el pecho. “Te hemos buscado por todos lados.”

 

“¡Ow!” Xander dijo. “Tranquila, Will. Soy frágil ¿recuerdas?”

 

Xander aun sonreía pero no parecía feliz.

“¡Oh!” dijo ella en voz alta. “¡Tienes que llamarle a Buffy! Le llamamos y ahora ella esta preocupada por…”

 

“Ya esta cubierto, Will,” contesto el en un tono mas suave que el de ella. “Giles me hizo llamarla en cuanto llegue aquí.”

 

“C-como… ¿Cómo esta tu…?” comenzó ella tocando gentilmente su mejilla cerca del parche. “¿Ya no se ha infectado?”

 

“Hasta ahora no,” dijo el, negando con la cabeza. “Probablemente estaré listo para ese prostético pronto si no se infecta otra vez así que estoy tomándolo con calma, un día a la vez.”

 

“Bien,” dijo ella y lo miro. Ella parecía querer decir algo acerca de su apariencia y después movió su cabeza imperceptiblemente. “Estoy contenta de que estés aquí,” dijo en lugar de eso, las lagrimas asomándose en sus ojos de nuevo. Ella puso un brazo alrededor de su cuello y paso su mano por su largo y descuidado cabello antes de abrazarlo otra vez.

 

“No podía perderme tu cumpleaños, Will.” Dijo el. “No todos los días alguien cumple 21. Toma, hasta te traje un regalo.”

 

El estiro la mano para tomar una bolsa de súper mercado que estaba sobre el escritorio y se la dio. Willow se asomo para ver que había y sonrió.

 

“Déjame adivinar,” Kennedy dijo desde donde estaba parada cerca del librero. “Twinkies.”

 

“Si,” Willow sonrió. “¿Qué es esto?” Pregunto ella sacando una botella de licor de crema de la bolsa.

 

“¿Recuerdas esa vez que Jesee se robo el Baileys y se lo inyectamos a los Twinkies?” Xander preguntó.

 

“¡Oh Diosa!” Willow se rió, volviendo a poner la botella en la bolsa para que Xander pudiera ponerla sobre el escritorio.

 

“Suena divertido,” dijo Faith. “¿La pelirroja se embriago con dulces adulterados?”

 

“Dios, no,” Xander dijo. “Se puso gruñona con nosotros y dijo que era ilegal beber si eras menor de edad. Le pusimos Hermana Maria Rosenberg, la santa patrona de la prohibición y se fue llorando.”

 

“Si, pero me las pagaste, Xander,” Willow dijo girándose hacia los otros. “Los seguí después que se comieron los Twinkies, solo para… ya saben, asegurarme que estuvieran bien. Y-y terminaron nadando desnudos en la piscina de la Señora Golden así que yo… Yo les robe la ropa.”

 

“Gracioso,” Faith dijo, riéndose.

 

“No cuando tienes doce,” Xander dijo. “Ser atrapado desnudo por una mujer de ochenta años es suficiente para inspirar una terapia de por vida.”

 

“Bueno, sobreviviste con tu masculinidad intacta,” Willow dijo.

 

“Yo soy testigo de eso,” Faith sonrió y Giles se aclaró la garganta.

 

“Si, bueno,” dijo el, pareciendo como si deseara que Willow le devolviera el pañuelo. “Bienvenido al consejo de Vigilantes, Xander. Es maravilloso que estés aquí.”

 

“Gracias, Giles,” dijo Xander.

 

“¿Tu cumpleaños es hoy?” Preguntó Ro.

 

“Mañana,” Willow movió la cabeza. “¡Oh! Xander, esta es Rowena Allister. Ella es uno de nuestros Vigilantes experimentados.”

 

“Encantado de conocerte,” Xander dijo cortésmente mientras Rowena se acercaba para estrechar su mano.

 

“El placer es mio,” respondió ella. “Hablan muy bien de ti aquí en el consejo.”

 

Xander simplemente se encogió de hombros.

 

“Hey, esperen un minuto,” Faith dijo levantando un dedo. “Pensé que ya tenias 21. Estabas en la misma clase que Buffy.”

 

“Ella y Xander son mayores que yo,” Willow explico. “Hasta que apareció Dawn yo fui la bebe Scooby. Creo que mis padres buscaron la manera de sacarme de casa lo mas pronto posible así que empecé la escuela antes.”

 

“Lo bueno es que podías comprarnos bebidas en el Bronze,” Kennedy señalo.

 

“Mucho para la Hermana Maria Rosenberg,” Xander dijo y Willow le jaló la oreja. “Y de nuevo digo ¡OW!”

 

“La membresía tiene sus privilegios,” Willow le dijo a su novia. “Solo a Anya le pidieron identificación en el Bronze y ella era mayor que todos nosotros, como por mil cien años.”

 

“Si,” Xander dijo suavemente y Willow se puso seria cuando se dio cuenta de lo que había dicho.

 

Giles se aclaro la garganta otra vez. “Bueno, Andrew,” dijo finalmente. “¿Por que no le muestras a Xander la habitación de huéspedes para que se instale?”

 

“Seguro Giles,” Andrew dijo, dando pequeños saltos hasta la puerta, la sonrisa nunca dejando su rostro.

 

“Uh, deje la camioneta estacionada en la calle,” dijo Xander. “¿Tienen un  lugar donde pueda dejarla? No quiero que me multen mientras estoy aquí.”

 

“La puedes dejar en el estacionamiento,” Willow dijo. “Andrew te mostrará. Nos llego una flotilla de autos la semana pasada pero hay suficiente espacio. Puede quedarse ahí para siempre y no estorbar. De hecho, haré un letrero que diga ‘Solo Camioneta de Xander’ y lo dejare ahí permanentemente. Hasta amenazare con convertir en sapo al que se estacione ahí. No que lo haría, ya sabes… pero… ¡oh! Solo pondré debajo de tu nombre ‘todos los demás serán sapo’…heh, s-a-p-o, ¿lo entiendes? Pero en cualquier caso, es tu lugar ¿okay?”

 

“Okay, Will,” sonrió el cuando Willow por fin se quedo sin aire. Le dio un abrazo final y camino hacia Andrew.

 

“Vamos, Xander,” dijo Andrew cuando los dos hombres dejaron la habitación.

 

Willow miró a Giles, su expresión era de preocupación y tristeza. La expresión de Giles era igualmente sombría. Kennedy observó el intercambio cuidadosamente.

 

“Si, bueno, tenemos trabajo que hacer,” Faith dijo finalmente. “Vamos malcriada, las chicas esperan y estos dos tienen que hacer una entrevista.”

 

“¿Que?” dijo Kennedy girándose hacia Faith. “Oh si. Okay.” Se acerco a Willow y la beso en la mejilla. “Nos vemos luego, cariño.”

 

Willow le sonrió un poco y después se sentó en la silla que había desocupado Xander mientras las Cazadoras dejaban la habitación seguidas por Rowena.

 

“¿Willow?” Giles preguntó, sentándose en el escritorio frente a ella. Willow lo miro, sus ojos llenándose de lágrimas de nuevo.

 

“Anya tenia razón, Giles,” Willow dijo. “Se esta desvaneciendo, puedo sentirlo. Como en las postales – alegre pero deprimido al mismo tiempo. Esta tratando pero… quiero decir suena como Xander pero…”

 

“El mismo espíritu no esta ahí,” Terminó Giles.

 

Willow simplemente asintió con una mirada de preocupación.

 

“El ritual que has estado investigando,” comenzó el “¿es suficiente para ayudarlo?”

 

“Eso creo,” dijo Willow, sus pensamientos volvieron a ser tristes. “Es como si ya no tuviera esperanza, Giles. Tal vez si yo… si los dioses… le pueden dar de vuelta eso… seria suficiente para que quisiera continuar.”

 

“¿Segura puedes hacerlo?” Giles preguntó. “Sabes que es muy peligroso, Willow.”

 

“Bueno, tengo habilidades,” protestó ella, sonrojándose.

 

“De eso no es de lo que hablo,” Giles dijo, moviendo s cabeza “Se que eres perfectamente capaz de realizar tus… actividades de sacerdotisa. Quiero decir ¿Cómo te afectara esto después?”

 

Willow lo pensó por un momento. “Cuando estaba contigo en Inglaterra, Althenea me dijo que si un ritual es llevado a cabo por las razones correctas y con la bendición de los dioses, la parte ‘despues’ de encarga de si misma.”

 

“¿Crees que tu ritual será bendecido por los dioses?” preguntó el.

 

“Si,” Willow dijo, por primera vez sonando muy segura. “Si alguien merece este tipo de bendición, es Xander. El no tuvo fuerza de Cazadora o habilidad mágica o la inteligencia de un Vigilante. El peleo con su valor, determinación y humanidad año tras año.”

 

“Entonces supongo que tengo mi respuesta,” sonrió el.

 

“Gracias por el apoyo, Giles,” Willow regresó la sonrisa, pero después volvió a fruncir el ceño. “tengo que hablar con el. Tiene que estar de acuerdo.”

 

“Muy cierto,” dijo Giles. “Pero creo, que tambien alguien mas.”

 

Willow lo miró. “Kennedy,” suspiro y Giles asintió.

 

Fade Out

 

Fade in

Int.

Gimnasio de las Cazadoras – Media mañana

 

Willow asomó su cabeza en la habitación y vio a Kennedy sola poniéndose cinta atlética en las manos. Ella entro nerviosa y la morena volteo a verla y sonrió. Notando que Willow parecía pensativa las sonrisa se desvaneció del rostro de Kennedy.

 

“¿Qué pasa?” le preguntó a la Wicca.

 

Willow cerró la distancia entre ellas y se aclaro la garganta. Se detuvo y miro a su alrededor. “¿Estamos solas?”

 

“Si, Faith salió a correr con las chicas. Ellas deberán estar de vuelta pronto. ¿Qué pasa?” Repitió ella.

 

Willow abrió la boca para hablar pero se detuvo. Pareciendo encontrar por donde comenzar habló. “¿Te conté sobre los rituales que estuve investigando… para Xander, cierto?”

 

“Si, hechizos para regenerar su ojo,” Kennedy dijo, apretando fuerte la cinta. “Pero los que encontraste requerían un sacrificio, el cual quieres evitar.”

 

“Bueno, encontré uno,” Willow dijo. “Y-y no involucra un sacrificio.”

 

“¡Eso es genial!” Kennedy contestó alzando la vista. La sonrisa en su rostro comenzó a desaparecer cuando Willow no se veía tan emocionada por las noticias. “¿No es genial?” preguntó ella.

 

“Lo es,” Willow dijo rápidamente, pero después se encogió de hombros. “Quiere decir que Xander podría recuperar su ojo. Pero… bueno, el hechizo requiere energía, mucha energía y solo hay una manera de generar ese tipo de energía humana,” Willow explicó. Apretó los labios y luego respiró profundo. “No quiero balbucear sobre esto,” le dijo a Kennedy.

 

“¿Que quieres decir? No has dicho nada aun,” Kennedy bromeó, pero después se puso seria. “Espera, ¿no es peligroso o si? Por que…”

 

“¡No!” Willow saltó. “No es peligroso y funcionara, estoy casi segura, pero… es solo…” Willow se puso tensa. “Es magia sexual, Kennedy. La única manera en que puedo curarlo es usando la energía generada durante el sexo.”

 

Willow hizo una pausa y Kennedy comenzó a jugar con la cinta en sus manos. “¿Quieres decir que tienes que tener sexo? ¿Asumo que con Xander?”

 

Willow simplemente asintió.

 

“No lo creo,” Agregó ella desafiante.

 

Kennedy camino y se acerco al saco de arena. Willow hizo una pausa y después la siguió. “No salté a esta decisión. He estado buscando la manera de curarlo por meses y-y…”

 

“¿Ya lo has decidido?” Kennedy le preguntó.

 

“Así es.”

 

Willow no agregó más. Kennedy se rió sarcástica y cruzo los brazos. Ella vio hacia todos lados menos a los ojos de Willow. “Cielos Will, gracias por incluirme en tus planes.”

 

“Se que es difícil de aceptar al principio…” Willow comenzó.

 

“¿Perdón? ¿Difícil de aceptar? Intenta no aceptar nunca. ¿Quieres acostarte con Xander y se supone que yo diga ‘seguro cariño, hazlo? ¡No puedo hacer eso Willow y no lo haré!” Kennedy apoyo firmes los pies y le dio un par de golpes al saco.

 

“No lo entiendes,” dijo Willow

 

“¡Tienes razón no lo entiendo!” Kennedy golpeó más fuerte el saco. “Quieres hacer arder una vieja flama y yo debo poner la otra mejilla, ¿en que? ¿En el nombre de la magia o el amor incondicional?”

 

“Esto no es acerca del amor. Es acerca de curar a Xander. Tengo un deber que…”

 

“Oh dios, que tortura,” Kennedy respondió sarcásticamente golpeando nuevamente el saco. “Cielos, esto es prueba de que nada bueno viene de la magia.”

 

“Suficiente con la hostilidad. Deja explicarte,” La ira se reflejó en el rostro de Willow ante las constantes interrupciones y se paro frente al saco de arena.

 

Kennedy comenzó a mover la cabeza. “Además de casi dispararme cuando te convertiste en un asesino y succionar mi fuerza vital, ¿Qué bien ha hecho la magia?” La cazadora la retó.

 

“Le ha dado a Faith una segunda oportunidad. Ha salvado miles de vidas. Y te saco de ser una potencial para ser una Cazadora,” Willow dijo firmemente.

 

Kennedy giro los hombros y comenzó a mover la cabeza. “Si y esta dejándote vivir tu vieja fantasía. Lo siento Willow pero me niego a compartir.”

 

“No hay fantasías,” Willow suspiro frustrada. “Y esto no tiene que ver con ‘compartir’. No tengo sentimientos por Xander además de la profunda amistad que ya tenemos. El necesita mi ayuda Kennedy.”

 

“La gente se queda ciega todos los días, Willow,” Kennedy contesto. “¿Qué bien hará esto además de darle un rato de felicidad?”

“Te dije que no tiene nada que ver con el sexo. ¿Es en todo lo que piensas?” Willow dijo, alzando la voz en frustración.

 

“Cuando mi novia me dice que ha decidido ponerse a sudar con alguien además de mi, así es,” Kennedy se rehusó a ver a Willow y se movió alrededor de ella para seguir golpeando el saco.

 

Willow respiro profundo para calmarse. “Mira Ken, conozco a Xander. Y Anya tenia razón – se esta acercando al final, rápido. Giles puede verlo, tambien.”

 

“Entonces deja que Xander vea un psicólogo y arregle sus problemas. O deja que Giles se acueste con el,” Kennedy le dijo molesta. “Llevarte a la cama no va a ser la salvación para el, Willow.”

 

“Si quisiera acostarme con Xander por placer, lo haría y no habría nada que pudieras hacer al respecto,” Willow le dijo mientras su cara se ponía roja. Finalmente alzó los brazos y comenzó a caminar hacia la puerta. “No se por que me molesté en mencionar esto,” murmuro ella.

 

“Hey,” Kennedy dijo siguiéndola y tomándola del brazo para que se diera la vuelta. “No hemos terminado aquí. ¡No vas a tirarme una bomba y luego irte caminando!”

 

Willow se detuvo y se dio la vuelta, soltándose de Kennedy. “¿Cuál es el punto? Todo lo que tenga que decir no lo quieres escuchar así que estoy perdiendo mi tiempo.”

 

“¿Así que ahora soy una perdida de tiempo?” Kennedy puso sus manos en sus caderas.

 

“¡No dije eso! ¡Maldita sea, Kennedy!” Willow cerró los ojos y levantó las manos. “Todo lo que se es que Xander necesita mi ayuda. Tengo la oportunidad de curarlo – justo como hizo Buffy después que el demonio gnarl me atacó, justo como hice yo cuando Jordon decidió usar a Ro como pera de box.”

 

“Si, pero no tuviste que acostarte con ninguno de ellos, Willow,” Kennedy discutió. “¿O si?” preguntó depuse.

 

Willow suspiró. “Oh diosa por favor dame fuerza,” Willow se dijo así misma. “No ¿Pero eso significa que si este ritual no tuviera que ver con sexo no tendrías problema con que lo hiciera?” Willow preguntó.

 

“¡Absolutamente!”

 

“¿Por que? La gente pierde un ojo todos los días así que ¿por que molestarse en hacer un hechizo?” Willow le dijo.

 

“Bueno, por que si,” Kennedy contestó.

 

“No,” Willow respondió agitando el dedo. “¡Tu dime por que!”

 

“Por que es Xander,” Kennedy contestó.

 

“¡Exactamente! Es Xander,” Willow dijo, sus ojos llenándose de lagrimas. “Yo lo quiero Kennedy, pero no de la manera que estas pensando ahora. Ese hombre nos ha salvado a todos, hasta al mundo. El… el me salvó cuando yo… cuando pensé que había perdido todo, su devoción me ayudo. Así que yo no lo dejaré ahora que ha regresado. Lo siento, pero no lo haré. Y no quiero perderte por esto pero no puedo quedarme y verlo dejarse derrotar sabiendo que puedo ayudarlo… simplemente no puedo. Encontré la cura, Kennedy. Y tengo que hacerlo.”

 

“Si, y no afecta el que sea un chico bien parecido que es un semental en la cama,” Kennedy agrego. Willow frunció el seño. “A Anya le gustaba contarle a cualquiera que quisiera o no quisiera escuchar,” Kennedy agregó explicando.

 

“¿Cuál es tu punto?” Willow preguntó.

 

“Quiero decir que es fácil,” Kennedy presionó. “Enfrentémoslo. Si fuera Andrew o Giles ¿estarías dispuesta a tener sexo para curarlos? Creo que no.”

 

“Para curar un ojo,” Willow comenzó. “No, no lo haría.” Kennedy pensó haber ganado hasta que Willow continuó. “Por que un ojo no es importante para lo que les apasiona. Yo vi a Xander desperdiciar su tiempo después de graduarse de preparatoria. El salto de trabajo en trabajo pero un día encontró algo que amaba – la construcción; la carpintería. Si hubieras visto la mirada de orgullo en su rostro cuando me dio un paseo por la preparatoria que había construido sabrías exactamente a que me refiero. Pero ahora no puede ni conseguir un trabajo decente.”

 

“¡Willow tenemos suficiente dinero para mantener al hombre de por vida! ¡El no necesita un trabajo!”

 

“¡No se trata de dinero o un trabajo Kennedy! Se trata de tener algo que te apasiona y te hace querer levantarte todos los días. Xander perdió prácticamente todo en la última batalla. No puedo regresarle a Anya pero puedo hacer esto. Si quieres saber si curaría el ojo de Giles, la respuesta es no. Pero si tuviera que hacer el mismo tipo de hechizo para restaurar su memoria o devolverle la habilidad para leer, cosas que están asociadas con lo que el mas ama en el mundo, entonces si lo haría.”

 

Un ruido en la puerta las hizo voltear y observaron como Faith entraba con las Cazadoras.

 

“Si el esta de acuerdo, voy a hacer el hechizo,” Willow dijo en una voz mas baja. “Como dijiste, es Xander.”

 

Willow comenzó a caminar hacia la puerta otra vez.

 

“Hey Will,” Kennedy la llamo hacienda que Willow se detuviera y volteara a verla. “¿Qué diría Tara si fuera su decisión? O tal vez debería preguntar ¿Saltarías tan rápido a la cama con Xander si ella estuviera aquí en mi lugar?”

 

Willow se acercó a Kennedy y bajo la voz para que los demás no escucharan.

 

“Tara era Wicca,” dijo finalmente, mirando de cerca a su novia. “Si ella estuviera viva, le pediría a Tara hacer el ritual con Xander o ella me lo pediría a mi y ninguna de las dos estaría preocupada por nuestra relación. Las dos sabíamos donde encajábamos y eso incluía la relación con nuestros amigos. Así que lo diré de nuevo, esto no tiene que ver con sexo, Kennedy. Tiene que ver con curar.”

 

Los ojos de Kennedy comenzaron a brillar con lágrimas. “Creo que te equivocas en una cosa, Willow.”

 

“¿Qué?”

 

“Si estas haciendo un sacrificio,” Kennedy susurró.

 

Kennedy respiró profundo antes de tallarse los ojos. Ella se alejó hacia donde estaba la chica más cercana. Agachándose le agrego mas peso a la barra, a pesar de las protestas de la chica. El labio inferior de Willow comenzó a temblar cuando se dio la vuelta y salió de la habitación.

 

Fade Out

 

Fin del Acto Uno

 

 

Acto Dos

 

 

 

 

Fade In
Int.
Suite de Willow – Por la Tarde

 

Willow estaba en la cocina cuando tocaron a la puerta.

 

“Hey,” dijo ella abriendo la puerta para encontrarse con un Xander recién bañado y rasurado. “Mucho, mucho mejor,” dijo pasando su mano por su mejilla. “La imagen del tío cosa no te sienta, Xander,” termino ella dándole una palmada en el hombro.

 

El sonrió un poco y le dio una botella de vino al momento de entrar.

 

“Gracias,” dijo ella mirando la etiqueta. “Wow, es caro,” remarcó.

 

“Nada es demasiado bueno para mi Will,” dijo el. “Especialmente después de todo ese dinero que robaste para mi.”

 

“No lo robe,” exclamó ella, tomando un par de copas de vino y un destapa corchos al momento de sentarse en la mesa de la cocina que había arreglado para el almuerzo. “Yo… yo… mira, solo considéralo como un cheque de parte del consejo por tus siete años de servicio como Scooby, ¿okay?”

 

“Fue mucho mas que solo un cheque, Will.”

 

“Entonces piensa que fue solo un bono extra,” dijo ella alegremente mientras el tomaba los vasos y el destapa corcho. Ella se volteo hacia la estufa. “Sabes, algo por cada demonio que mataste, un poco mas por cada vez que reviviste a la Cazadora… ¡oh! Y no olvidemos la vez que salvaste al mundo de la inevitable destrucción. Simplemente eso vale un digito mas, amigo.” 

 

“Si, y reembolso por la gasolina que gaste cada vez que me mandaban por las donas,” dijo sirviendo el vino.

 

Willow le sonrió por sobre el hombro pero rápidamente frunció el ceño cuando no vio felicidad en su rostro.

 

“Te debemos mucho mas que solo dinero, Xander,” dijo ella sinceramente.

“No te preocupes, Will,” se encogió de hombros. “hice lo que tenia que hacer. Todos hicimos sacrificios.”

 

Con sus manos cubiertas con guantes de cocina, tomo una pequeña cacerola y la puso en el centro de la mesa.

 

“Hey,” Xander dijo, su tono de emoción, pero sin expresión en el rostro. “¿Es lo que creo que es?”

 

“Si,” sonrió ella arrojando los guantes junto a la estufa. “Sorpresa de Charly. Tu favorita.”

 

“Pero sin peras, ¿cierto? Sabes que me hacen daño.”

 

“Willow giró los ojos. “Sin peras,” dijo ella sentándose frente a el en la pequeña mesa. Ella tomo su plato y comenzó a servirle.

 

“Gracias,” dijo el, comenzando a comer. “Mmm, tan bueno como siempre. ¿Dónde esta Ken?”

 

Willow titubeo un momento y se ocupó bebiendo de su vaso de vino.

 

“Con las chicas,” dijo ella. “Además este platillo no es precisamente algo a lo que este acostumbrada. Tuvo muchos chefs a lo largo de los años pero no creo que Boyardee fuera uno de ellos.”

 

El mostró una pequeña sonrisa que desapareció tan pronto como había llegado. Willow lo observó en silencio preguntándose si iría a contestarle pero no. En lugar de eso el jugo con la comida en el plato en lugar de comerla, mas interesado en el vino que en el platillo.

 

“¿Xander?” Willow preguntó suavemente, respirando profundo. “¿Donde has estado?”

 

El se encogió de hombros nuevamente, mirando a su plato.

 

“Por aquí y por alla,” dijo el. “Paseando por la carretera junto a las cascadas. Pero no quería quedarme atorado en las montañas cuando cayera la nieve. Así que me fui al este, pasando a Canadá de vez en cuando. Tomado mi tiempo, ya sabes. Pero cuando me di cuenta que se acercaba tu cumpleaños, pise el acelerador en dirección al gran estado de la boca del infierno.”

 

Willow espero por una sonrisa que nunca llego. “¿Conociste gente interesante?” preguntó ella después de un breve silencio.

 

“No realmente,” dijo el. “Me tope con nuestro amigo Clem en un bar de demonios en Winnipeg.”

 

“¿Enserio?” dijo Willow. “Un primo suyo vive aquí en Cleveland y nos ayuda a veces.” Ella hizo una pausa y le brillaron los ojos. “¡Hey! ¿Que hacías tu en un bar para demonios?”

 

Xander no contestó inmediatamente. Tomo la botella y silenciosamente preguntó si ella quería mas. Después que ella dijo que no, el volvió a llenar su vaso. “Solo buscaba información,” contesto finalmente. “Es todo.”

 

“¿Qué clase de información?” pregunto ella, viendo como se bebía todo el vino de un trago.

 

“Will,” dijo el ignorando su pregunta. “¿Aun tienes el amuleto que te dio D’Hoffryn?”

 

“¿Que…?” pregunto ella, moviendo la cabeza en confusión. “N-no, se lo llevo después que lo invoqué el año pasado. Xander, que…”

 

“Quiero que hagas algo por mi,” Xander dijo, finalmente viéndola a los ojos. “¿Por favor?”

 

“Xander, sabes que haría cualquier cosa por ti, pero que…” Willow se detuvo, una mirada de temor reflejada en su rostro.

 

“Willow,” Xander dijo. “Quiero que revivas a Anya.”

 

Corte a:

Int.

Comedor Común

 

Faith entro al comedor y miró alrededor, notando a la otra cazadora de cabello oscuro sentada sola en una mesa del rincón. En lugar de perder el tiempo en la linea para la comida, hizo una rápida desviación y tomo la charola llena de Andrew justo cuando el iba a sentarse junto a Marsha y las otras jóvenes cazadoras.

 

“¡Hey! ¡Ese es mi almuerzo!” protestó el mientras ella caminaba hacia la mesa de Kennedy. “Odio cuando hace eso,” murmuro para si mismo. El suspiro dramáticamente causando que las niñas en la mesa se rieran y regreso a la linea por otra charola y mas comida.

 

Faith dejo caer la charola en la mesa frente a Kennedy, causando que la Cazadora brincara.

 

“Pon atención malcriada,” Faith dijo sentándose y abriendo un cartón de leche de chocolate. “Pudo haber sido un vampiro tratando de comerte.”

 

“¿En pleno día?” Kennedy preguntó sarcásticamente mientras Faith se acababa la leche.

 

“¿Es todo lo que vas a comer?” Faith dijo, limpiándose la boca con la mano y señalando con la cabeza el plato de sopa frente a Kennedy. La cuchara junto al plato estaba limpia.

 

Kennedy se encogió de hombros y miro por la ventana, como si tratara de ignorar a Faith.

 

“Tienes que comer mas que eso,” Faith dijo. “Necesidades de la visa ¿sabes?” Las dos C’s son primordiales para la salud mental y física de una Cazadora. Hablando de eso, ¿Dónde esta tu amorcito?”

 

“Con su amorcito,” Kennedy murmuro. “Obteniendo muchas C’s estoy segura.”

 

Faith se rió mientras le daba una mordida a su sándwich. “¿La pelirroja y Xand?” Preguntó ella. Kennedy no respondió – solo miró hacia la ventana así que Faith continuó. “Nah, dejaron eso hace años cuando eran niños. Y eso fue todo lo que era, cosa de niños.” Faith hizo una pausa para tragar. “No te pongas celosa por haberlos visto tan cariñosos esta mañana. Willow solo esta feliz de ver a su mejor amigo.”

 

“Es mas que eso, Faith,” Kennedy dijo, apretando la mandíbula y su rostro tornándose rojo. “Willow… Willow me dijo esta mañana que va a tener sexo con Xander para curar su ojo.”

 

Faith dejó de masticar y miró a Kennedy. Trago la comida, hizo a un lado la charola y se apoyo en sus codos para mirar más de cerca de Kennedy. “Déjame ver si entendí bien,” dijo ella. “Willow puede usar magia para remplazar el ojo que le falta a Xander, ¿pero para hacerlo tiene que tener sexo con el?”

 

“Si,” Kennedy se encogió de hombros y miro hacia fuera otra vez.

 

“¿Y crees que son patrañas?” Faith adivinó.

 

Kennedy tomo su cuchara y jugó nerviosamente con su comida. “No lo se. Ella dijo algo acerca de que el hechizo requiere mucha energía y que la única manera de acumularla es… bueno, entiendes la idea.”

 

Faith se recargo en la silla y se rió un poco. “¡Vaya, sabia que podías generar mucho calor haciéndolo, pero eso se lleva el premio!”

 

La Cazadora mayor dejo de reír cuando vio la expresión de dolor de Kennedy.

 

“Oh hey,” comenzó ella, cuando notó que había lastimado a la cazadora mas joven sin querer. Kennedy no dejo nada y miró otra vez hacia la ventana. “¿Cuál es el problema, Kennedy?” Faith agregó. 

 

Kennedy volteo a ver a Faith cuando escucho su nombre, “¿Cuál es el problema? ¿Mi novia me dice que va a engañarme y tu quieres saber cual es el problema?”

 

Faith se encogió de hombros. “No creo que Willow vaya a engañarte. Si ese fuera el caso nunca te lo hubiera mencionado.”

 

“Faith,” Kennedy enfatizó. “Ella quiere tener sexo con alguien que no soy yo. Sexo con un hombre.”

 

“Ella es una bruja haciendo un hechizo, es lo que ella hace. Nosotros cazamos, ella…” Faith hizo una pausa tratando de buscar una palabra para todo lo que Willow hacia. Se dio por vencida al no encontrar una y continuó. “Hey, ella aprendió su lección cuando estuvo jugando a espaldas de Oz. Pero cuando los descubrieron fue el final de esa lujuria adolescente. Nunca regresaron por mas.”

 

“¿Qué?” Kennedy preguntó confundida.

“Ya sabes, el triangulo entre Oz/Willow/Xander” Faith explicó. “¿Willow dándose besitos con Xander hasta que los atrapo el chico lobo en el acto?”

 

Kennedy lucia como si le hubieran sacado el aire y respiro profundo.

 

“¿No lo sabias, o si?” Faith pregunto en voz baja, su rostro tornándose pálido.

 

Kennedy se rió y comenzó a mover la cabeza.

 

“Maldición,” Faith suspiro. “Creí que ella te había contado sobre Oz.”

 

“Oh si, pero dejó fuera ese detalle. Aquí estaba yo preocupada que ella quisiera vivir una fantasía pero parece que ya lo hizo y lo que quiere es repetirla.”

 

“No,” Faith insistió. “Ellos nunca lo hicieron Kennedy.”

 

“Así que ahora es su oportunidad ¿eh?” Kennedy comenzó a levantarse pero Faith la sujeto deteniéndola.

 

“Espera, malcriada. ¿Escúchame okay?” El tono de Faith era firme, pero compasivo.

 

Kennedy bajó la vista como si debatiera entre querer saber más o golpearla hasta dejarla en el suelo. Titubeante, se sentó y Faith continuó. “Willow y Xander solo se besaron. Es todo. Pero cuando lo superaron se dieron cuenta que su amistad era mas importante. Además, si me lo preguntas, la pelirroja no solo salto la barda – la tiro definitivamente. No tienes por que preocuparte. Honestamente.”

 

“Faith, dime algo… ¿como te sentirías si Robin llamara y dijera que puede conseguir el contacto en Washington que ha estado intentando lograr toda la semana, pero para cerrar el trato, debe dormir con ella?” Kennedy pregunto.

 

“No es lo mismo,” Faith argumentó.

 

“¿Por qué diablos no?”

 

“Por que Robin encontraría otro contacto, uno con el que no tuviera que acostarse,” dijo Faith, certeza en su voz. “DC esta lleno de políticos. Este es Xander y si Willow dice que es la única manera, entonces tiene que ser la única manera.”

 

“¿Cómo puedes estar tan segura? ¿Ahora eres una bruja?” Kennedy la retó.

 

“¡Diablos no!” Faith se rió antes de ponerse seria. “Pero Willow sabe lo que hace. Y ella no es mi novia así que yo no estoy cegada por los celos. Quiero decir, vamos, viste a Xander esta mañana; ¿es ese el mismo hombre que conociste en Sunnydale?”

 

Kennedy agacho la vista y miro su plato. “No,” dijo suavemente como si no quisiera estar de acuerdo.

 

“No, no lo es,” Faith estuvo de acuerdo. “El trata de hablar igual, pero… es como si por dentro no fuera. Los he conocido ha ambos por mucho tiempo, Ken. No siempre fuimos amigos… diablos, casi siempre fuimos enemigos… pero si de una cosa estoy segura es de que se quieren mucho.” Kennedy levantó la vista para ver a Faith a los ojos mientras ella continuaba. “Pero tampoco el tipo de amor lujurioso y caliente, eso salio por la puerta junto con las hormonas adolescentes. Pero si Willow puede salvar a Xander, ella hará todo lo que este a su alcance. Ella no te dejara meterte en el camino y si tratas… bueno no creo que sea bonito para ninguna de las dos y eso seria una pena.”

 

Kennedy suspiro, “¿Entonces solo debería dentarme y callarme eh?”

 

“No. Deberías calmarte y DESPUES hablar con ella. Dejar que lo explique y,” Faith se acerco mas haciendo una pausa asegurándose de tener una sonrisa en el rostro, “aquí hay algo que va a ser muy difícil para ti por que eres una testaruda – no solo la oigas, escúchala.”

 

“Si la escuche,” Kennedy protestó.

 

“¿Ah si?” Faith preguntó retóricamente con una sonrisa. “Lo dudo seriamente.”

 

“No estabas ahí. Tu…”

 

“Déjame adivinar… te dijo sobre el hechizo. Le hablaste fuerte. Ella te hablo fuerte y después solo veías sus labios moverse pero la mayor parte del tiempo estabas pensando en como regresársela. ¿Estoy bien o mal?”

 

Kennedy no dijo nada y en su lugar cruzó los brazos frente a su pecho.

 

“Mira, da un paseo, cálmate y luego habla con ella. Averigua por que esto es tan importante para ella. Y no te pongas a la defensiva cuando te lo diga,” Faith sugirió.

 

“El burro hablando de orejas,” Kennedy murmuró.

 

“Si lo se. Yo tambien me pongo barreras. Pero entre mas paciencia Robin muestra conmigo, mas fácil se vuelve. No solo con el si no con todos,” Faith dejo salir una risa sarcástica. “El hecho de que no haya matado a Andrew es prueba de eso. Así que mira más profundo ¿okay? Y piensa en esto…  ¿Estas realmente molesta por que el hechizo tiene que ver con sexo o la verdad es que estas lastimada y asustada o tal vez un poco insegura de tu relación con Willow? Se honesta con ella pero mas importante se honesta contigo misma, Ken.”

 

Kennedy miró a Faith un momento más. Se levanto y se alejó despacio, dejando atrás su sopa fría.

Corte a:
Int.
Suite de Willow

 

Willow miró la expresión esperanzada de Xander, su rostro se entristeció y sus ojos se llenaron de lágrimas.

 

“No, Xander,” dijo ella. “No puedo.”

 

“¿Qué quieres decir con que no puedes?” dijo el. “Reviviste a Buffy. ¿Por qué no a Anya? Demonios la mataron así que fue una muerte mística, ¿cierto? No es como Joyce ni como… como…”

 

“No es lo mismo, Xander,” Willow dijo. Ella estiro una mano para tomar la suya, pero el quitó la mano. “Yo… simplemente no puedo.”

 

“¡Quieres decir que no lo harás!” dijo el amargamente. Se puso de pie y camino por la cocina. “¿Qué? ¿Fallaste en revivir a tu novia así que nadie mas tiene una oportunidad? ¿Es eso, Willow?”

 

Willow abrió la boca pero rápidamente la cerró y respiro profundo tratando de calmar el coraje que sentía por el comentario.

 

“Xander,” comenzó ella. “No pude por que era el tiempo de Tara para irse. Así como fue el de Anya. Y la verdad es que ella esta en un mejor lugar… saque a una persona del cielo y no puedo hacer eso otra vez.”

 

“No,” dijo el. “Esas son tonterías, Willow. ¿Por que? ¿Solo por que estuvo viva más de mil años era su tiempo? Ella merecía vivir su vida humana, Willow. Ella merecía la oportunidad.”

 

“Ella tuvo esa oportunidad,” Willow dijo, poniéndose de pie y acercándose a el. “Hasta tuvo una segunda oportunidad cuando D’Hoffryn estuvo de acuerdo en liberarla de ser un demonio de la venganza la segunda vez.”

 

“¿Entonces es eso?” preguntó el. “¿So un favor permitido de la grandiosa Willow?”

 

“¡No, no es eso!” Willow dijo, finalmente poniéndose furiosa. “Yo hubiera recibido el golpe por Anya y lo sabes, Xander. Todos hubiéramos muerto por nosotros. Pero como resultó, Anya murió por nosotros. Ella se fue, Xander. No es justo, no es correcto y va a doler por mucho, mucho tiempo.”

 

Xander finalmente se colapso en el sofá y escondió la cabeza entre sus manos. “Si duele, Willow,” lloró el. “Duele mucho.”

Willow se sentó junto a el y lo abrazo hasta que finalmente se controlo, sus propias lagrimas mojando su camisa cuando ella se recargo en su hombro.

“Lo siento,” dijo el, limpiándose el rostro. “Estoy tan cansado de llorar Willow.”

 

“Tu secreto esta a salvo conmigo,” ella dijo sonriendo aun que su dolor igualaba al de el. “Me asegurare que Andrew no se entere por que si llega a saber que tienes un lado sensible, nunca nos dejaría en paz. Cuando mi cazadora escondió su video alabando tus habilidades para reparar ventanas, solo pretendí regañarla.”

 

Xander se rió sarcásticamente. “Me temo que mis días de reparar ventanas se han terminado.” Suspiro el. “Trate de conseguir un trabajo pero no soy buen candidato y además esta todo ese asunto de percepción de distancias. Mi pulgar se hartó de ser golpeado con un martillo. Sabes, ayude a construir una escuela de millones de dólares y ahora no puedo ni hacer una jaula de pájaros. ¿Dime que tan patético es eso Willow? Honestamente.”

 

“Xander,” Willow dijo, haciéndose un poco hacia atrás en el sofá para poder mirarlo directamente. “Yo… lo siento no puedo revivir a Anya para ti, pero hay algo mas que puedo hacer por ti.”

 

“Mira, Will,” dijo el levantando una mano. “Se que siempre tendré un hogar y un trabajo aquí contigo, pero ya hablamos de esto antes. Yo no…”

 

“No, Xander,” Willow negó con la cabeza. “No un trabajo, ni un hogar, pero me alegra que sepas eso por que la puerta siempre esta abierta. No, quiero decir… puedo ayudarte, Xander.”

 

“¿Ayudarme? Willow ya me has dado mas dinero del que puedo gastar en tres vidas,” dijo el.

 

“¡No!” dijo ella, pareciendo mas frustrada ante su imposibilidad de comunicarse que con el malentendido de el. “Puedo curarte, Xander. Puedo ayudar a restaurar tu ojo.”

 

El único ojo de Xander parpadeo en sorpresa. “¿Qué?” preguntó el. “¿Puedes hacer eso? ¡Oh! Espera. No, de ningún modo. No gracias.”

 

“¿Por que no Xander…?”

 

“Nunca mas quiero ver a la Will de ojos negros otra vez. No quiero que vayas por ese camino.”

“No Xander,” ella movió la cabeza. “No es magia negra. De hecho, es lo opuesto. Es mas un ritual que un hechizo,” dijo ella. “Pero el hechizo de curación es parte del ritual.”

 

“¿Por qué un ritual?” preguntó el.

 

“Para pedir la bendición de la diosa y el dios,” explicó ella. “Sin la bendición… no hay curación.”

 

“¿Pero aun tienes que hacer un hechizo durante el ritual?” pregunto el. “Sin serpientes ni cortes en la piel, ¿cierto?”

 

Willow sonrió. “Ni serpientes ni cortadas,” prometió ella. “Y es mas como que tu haces el hechizo, yo solo ayudo a acumular y dirigir la energía necesaria para que tu cuerpo de cure a si mismo.”

 

“Okay, ¿pero como acumulamos la energía?” pregunto el.

 

“Bueno… heh… si, ahí esta el truco,” tartamudeo ella.

 

“¿Truco?” pregunto el. “Otra vez no me gusta como suena.”

 

“Um… bueno, ¿recuerdas cuando solías molestarnos a Tara y a mi sobre nuestros hechizos?” preguntó ella y el asintió, con una pequeña sonrisa en su rostro. “Bueno, no era del todo broma. Si, había mucho de eso,” Willow admitió ruborizándose. “Pero nunca durante el ritual. Tara era muy seria con eso y solo hicimos ese tipo de magia cuando era necesario. Justo como ahora es necesario para sanar tu ojo y…”

 

“Will, detente,” dijo el. “¿De que hablas? ¿Que tipo de magia?”

 

“Sexual,” respondió ella suavemente. “El hechizo requiere que jalemos energía de la tierra y a través de tu cuerpo a mi donde la puedo canalizar de regreso a ti para reconstruir tu ojo. El sexo es el único método lo suficientemente poderoso para generar ese tipo de energía y-y nosotros… necesitamos esa conexión para que yo pueda dirigir el flujo de energía. ¿Okay?” dijo ella sonriendo un poco.

 

“Espera un segundo,” dijo el, cerrando el ojo. “Solo necesito terminar de procesar esa idea.”

 

Willow sonrió un poco ante la variedad de expresiones que se dibujaban en su rostro. Finalmente abrió el ojo y dijo, “Oh dios, no lo creo.”

 

Willow respiró profundo. “Gracioso,” murmuro ella. “Fue lo mismo que dijo Kennedy cuando le dije.”

“Siempre supe que era una chica lista, Will” dijo el poniéndose de pie. “Así que solo voy a olvidar todo esto y seguir adelante. Gracias por la comida y yo estaré…”

 

“Xander, espera,” deteniéndolo antes que llegara a la puerta.

 

“Mira, Willow, estoy alagado de saber que aun tengo encanto, pero…”

 

“Pon tu ego de macho a un lado por un minuto, Xander Harris,” Willow dijo. “Si yo te quisiera, me acercaría de diferente manera y creme, no tendrías oportunidad – Ya no soy la tímida, nerd que solía ser.”

 

“No,” agregó el, tomando su rostro entre sus manos y dándole un gentil beso en la frente. “Eres una increíblemente hermosa y sensual mujer, pero aun eres mi Willow y yo nunca podría…”

 

“¿Por qué los hombres y las cazadora solo piensan debajo de la cintura?” Willow pregunto con una sonrisa.

 

“¿Esperas que conteste eso?”

 

“No,” ella giró los ojos y después tomó su mano guiándolo de nuevo hacia el sofá. “Ahora, siéntate,” ordeno ella. “Okay, déjame adivinar. Tienes miedo de que esto arruine nuestra amistad y tener tu ojo de vuelta no vale la pena, ¿cierto?”

 

“¿Ves?” dijo el, levantando las manos. “Hermosa, sensual y lista tambien.”

 

“No voy a mentirte, Xander,” Willow dijo. “Cambiara las cosas entre nosotros, pero no va a arruinarnos. Si hubiera pensado eso por un momento ni siquiera lo hubiera sugerido.”

 

“Pero como dijiste, Will, va a cambiar las cosas y a mi me gustan justo como están,” protestó el.

 

“Pero no significa que cambien de una manera negativa, Xander,” dijo ella. “Pero nos acercara – moverá nuestra amistad a otro nivel, si, pero no cambiara nuestra relación básica. No vamos a volvernos amantes, por que bueno… ahora soy gay.”

 

“Okay, aquí es donde tengo un problema,” dijo el. “Eres gay. Si, me entere por Oz que lo que tu y el tuvieron fue bueno…” Ella levanto una ceja. “¡oh! ¡No! Oz nunca hablo… fue un total caballero, ¿okay? Solo quiero decir que una vez que saltaste la barda nunca miraste atrás.”

 

“Tienes razón, nunca lo hice,” dijo ella. “Creme, Estoy muy segura y muy satisfecha con mi sexualidad. Esto no me afecta para nada.”

 

“Pero…” Xander dijo, haciendo una mueca. “¿Pero eso no significa que si nosotros… tu y yo… tu con un hombre… no será… ya sabes… para ti?”

 

“Estas pensando debajo de la cintura otra vez, Xander,” Willow suspiro y levantó la vista un momento como si pensara una manera de explicarlo. “No tendré problema con esto. Es parte de quien soy como sacerdotisa Wicca. La carga de la Diosa, una de las mas sagradas escrituras de la Wicca dice: ‘todos los actos de amor y placer son mis rituales.’ Si el hechizo fuera menos que eso, entonces seria… como una abominación para los dioses y nunca nos darían su bendición.”

 

“Entonces,” preguntó el, sus manos dibujando figures en el aire como si eso le ayudara a formular sus pensamientos. “Aunque esto es solo un… digamos mecanismo para sanar mi ojo, ¿aun es un acto de amor? ¿Y tu…? ¿Y yo…? ¿Y nosotros…?”

 

“Si,” dijo ella, asintiendo.

 

El paso su mano sobre su cara. “Oh dios,” dijo el. “¿Pensé que habías sido tu la que dijo que ya no mas aventurillas?”

 

“Lo hice,” dijo ella. “Y esto no es una aventurilla. No habrá nada de aventura en esto. Y de todos modos, sobrevivimos a eso… esto tiene que ser pan comido.”

 

Xander levantó la ceja incrédulo.

 

“Okay, puede que no pastel. Pero por lo menos no hay angustia adolescente en nuestra contra esta vez.”

 

“¿Estas segura que esto funcionara, Will?” pregunto el después de un momento de contemplación. “Quiero decir, recuperar mi ojo… Wow, ¿pero a que costo? Quiero decir, ¿la magia siempre tiene un costo cierto?”

 

“De nuevo, no voy a mentirte, Xan,” dijo ella. “No hay garantía de que funcionara. Pero si lo hace, entonces si… los regalos de los dioses usualmente vienen con la etiqueta del precio, pero has hecho mucho por el mundo, creo que si es un precio no será algo que no puedas pagar.”

 

“Entonces no es solo magia, ¿no es así?” pregunto el.

 

“No,” dijo ella. “Es tan poderosa como la que usamos con Buffy, pero… mas natural, no es forzada y sin lo desagradable. Así que de nuevo, sin serpientes.”

 

“Wow,” respiro el mirando sus manos. “Yo… yo no se, Will. Quiero decir, creo que entiendo todo lo que estas diciendo, pero…”

 

“¿Ayudaría si hablaras con alguien mas?” pregunto ella. “Giles quiero decir”

 

“¿El sabe sobre esto?” preguntó el.

 

“Si,” dijo ella. “El ha estado ayudándome a investigar diferentes métodos desde hace un tiempo. He estado haciéndolo desde que dejamos L.A.”

 

Xander apretó la mano de Willow en agradecimiento y parecía que iba a romper a llorar pero se contuvo. “¿Bueno que hay de Kennedy?” pregunto el. “Estoy agradecido de que quieras ayudarme pero de nuevo, no si esto va a hacer sufrir a cualquiera de las dos.”

 

“Su reacción fue menos que favorable pero ella no entiende el proceso,” Willow explicó. “Pero hablare con ella de nuevo y no habrá problema.”

 

Xander comenzó a mover la cabeza. “No estoy seguro,” le dijo otra vez. “No quiero arruinar las cosas para ti, Will. Recuerdo como estabas antes de que Kennedy llegara. Nunca pensaste que podías seguir adelante pero ella…”

 

“No,” Willow respondió. “Tenia esta ilusión plantada en mi cabeza diciéndome que algún día Tara regresaría. Pero si, tienes razón, Kennedy rompió con eso y me ayudo a recuperarme. Le estaré agradecida por siempre y dándole tiempo, creo que entenderá por que estoy haciendo esto.”

 

“Pero eso no lo sabes,” argumento el.

 

“Por favor, Xander… Kennedy es mi problema, no el tuyo. Lo que tu decidas no tendrá impacto en mi relación con ella.”

 

“No,” Xander comenzó. “Pero puede tener impacto en su relación contigo.”

 

“Estoy dispuesta a correr ese riesgo,” Willow insistió. “Se en que posición estoy contigo y con ella. Se arreglara solo. Creo que tu tambien entiendes que este ritual es solo eso – un ritual y nada mas. Así que es tu decisión al final.”

 

“¿Mi decisión?” dijo el.

 

“¡Claro!” exclamó ella. “Mis días de hacer hechizos sobre los ingenuos se terminaron, Xander. Bueno, mis amigos ingenuos,” bromeo ella. “Pero habla con Giles. El puede darte una… visión masculina.”

 

Xander sonrió y asintió.

 

Fade Out

 

Fade In
Int.
Recibidor del Consejo de Vigilantes – Por la tarde

 

Willow y Xander entraron al enorme recibidor para encontrar a Rowena y a Giles relajados en un sillón en frente de la televisión gigante.

 

“Wow, Will,” Xander bromeo. “Ahora estoy en una boca del infierno donde las cosas mas raras suceden. Giles esta viendo tele.”

 

“Oh por favor,” Giles giró los ojos. “Si te tomaras la molestia de ver, Xander, notarias que estamos viendo un documental de los rituales de apareamiento de la tribu San en África.”

 

“Si,” Rowena asintió. “Y solo le tomo diez minutos encontrar algo menos bochornoso para cambiar el canal si alguien entraba.” Con eso ella tomo el control remoto y presiono el botón de ‘regresar’. La pantalla inmediatamente cambio a Juzgue a Judy.

 

“Aguafiestas,” Giles murmuró.

 

“Lo hubieran visto hace diez minutos cuando le hizo un orificio nuevo a un tipo. Estaba animándolo,” Ro agrego, dirigiéndose a Giles.

 

“No lo estaba,” Giles protesto. “Mucho.”

 

Xander dejo salir una carcajada. “Oh ella me agrada. ¿Dónde la encontraron chicos?” le preguntó a Willow.

 

Willow se encogió de hombros. “Es una lapa – aparecio un día en nuestra puerta y no hemos podido librarnos de ella.”

 

“Escuche ese comentario,” Rowena respondió con una sonrisa.

 

Willow sonrió tambien antes de cruzar los brazos, moviendo el fólder verde que sostenía bajo su brazo y después mirando a Giles por un momento.

 

Giles, es tu turno, Willow le dijo mentalmente.

 

Su atención se torno hacia ella rápidamente, su rostro poniéndose pálido. Willow le indico discretamente que se refería a Xander.

 

“Oh si,” dijo poniéndose de pie. “Toma tu chaqueta, Xander. Vamos a dar un pase. Me gusta presumir mi auto.”

 

“¿No es otro rojo, brillante e importado con forma de pene?” Xander pregunto.

 

“Er, no,” Giles contesto.

 

“Este es plateado,” Willow lo dijo a Xander, tratando de ocultar sus labios detrás de su mano.

 

“¡Escuche eso!” Giles le dijo a Willow mientras Xander lo seguía fuera del recibidor. Ella le sonrió un poco.

 

Rowena observó a Willow un momento mientras la pelirroja miraba distraídamente la pantalla de televisión.

 

“¿Me perdí de algo?” pregunto finalmente.

 

“¿Hmm?” Willow preguntó distraída. “¡oh! No, solo un pequeño truco que agarramos peleando en Sunnydale. Xander necesita hablar con Giles y pensé que se sentiría incomodo pidiéndolo con, ya sabes…”

 

“Una extraña aquí,” Rowena completó. “perdón, Yo…” se levantó rápidamente y caminó hacia la puerta.

 

“¡No!” dijo Willow, deteniéndola con una mano en el brazo de la rubia. “No, no es eso además, necesito un favor.”

 

“¿Oh?” Preguntó ella y Willow le dio el fólder. Ro se acomodo en el brazo del sofá mientras lo abrió y comenzó a revisar los papeles dentro.

 

“Xander no esta de acuerdo aun, pero si lo esta, haremos el ritual mañana.” Willow explicó.

 

“Su ojo, ¿supongo?” Ro pregunto y Willow solo asintió, dándole más tiempo para estudiar los papeles. “¡Fascinante!” Exclamó Ro. “Modificaste el código de Halderanne y lo combinaste con el ritual del Coven de Lonwyth Gael para crear algo completamente nuevo.”

 

“Si,” Willow dijo, un toque de orgullo evidente en su voz. “Era necesario por que en el caso de Xander no fue solo una lesión. El órgano entero tiene que ser recreado místicamente. Xander no es Wicca pero ha mostrado algo de habilidad mágica de cuando en cuando.”  Una sonrisa comenzó a aparecer en su rostro. “Un día solo dijo un encantamiento y le prendió fuego a un libro,” ella se rió.

 

Rowena parecía perdida en las notas pero sonrió un poco mientras leía. “Muy impresionante,” Ro dijo cerrando el fólder y dándole su atención a Willow. “Ahora, ¿Cuál es el favor?”

 

“Para la primera parte del ritual, Giles estará ahí para apoyar a Xander,” ella explicó. “¿Me preguntaba si podrías apoyarme? Me gustaría balancear las energías masculinas y femeninas y aun que cerca, Andrew no tiene el conocimiento que tu. Quiero asegurarme que todo salga bien.”

 

“¿Crees que a Xander le importara?” la rubia preguntó. “Apenas nos conocimos esta mañana y aun que Giles y yo no estaremos ahí todo el ritual…”

 

“No creo que le importe,” Willow dijo mientras Rowena se calmaba. “Esa pequeña broma que le hiciste a Giles te hizo ganar muchos puntos en el libro de Xander. Tal vez este fuera de juego, pero aun respeta el humor.”

 

“Entiendo,” Ro sonrió. “Si, estaría honrada de asistirte, Willow. Estudiare esto mas cuidadosamente esta noche y comenzare mis preparaciones mañana,” dijo ella. “¿A que hora harás el ritual?”

 

“Mas o menos al medio día, creo,” Willow dijo. “Nos dará suficiente tiempo para descansar y prepararnos.”

 

“Dijiste que no esta de acuerdo todavía,” Rowena comento. “Que, ¿es por el sexo?”

 

“En parte,” Willow admitió. “Tiene miedo que arruinara nuestra relación amistosa.”

 

“Apenas conocí al hombre hoy, Willow, pero por lo que he visto hasta ahora, ustedes dos tienen una fuerte conexión. Pero tengo que preguntar… ¿Qué hay de Kennedy?”

 

“Aun se esta poniendo difícil,” Willow admitió con una mirada de tristeza. “Necesito encontrarla y hablar con ella otra vez. Ella… no estaba muy contenta con la idea.”

 

“Estoy segura que lo aceptara, Willow,” la Vigilante rubia le aseguró. “Ella es joven, muy testaruda como la mayoría de las cazadoras, pero, corrígeme si me equivoco, no parece entender mucho sobre la Wicca.”

 

“Lo se,” Willow asintió. “Y no estas mal. Por eso necesito tu ayuda. Tienes el conocimiento que necesito para este ritual. Así que gracias, Ro. Por todo.”

 

Rowena asintió y observó a Willow salir del recibidor.

 

Fade Out

 

Fade In
Ext.
Callejón de Cleveland – Por la Tarde

 

Seward se recargó contra la pared de ladrillo del edificio de departamentos. Espero pacientemente mientras Gretz hablaba con un harapiento vagabundo temblando en la noche. Pedazos de conversación flotaban hasta el vampiro, su boca haciendo algo parecido a sonreír cuando escucho las mentiras y promesas de Gretz al chico. Finalmente los dos se acercaron a el.

 

El joven chico miró a Seward extrañado. “¿Eres un vaquero o algo así?” preguntó.

 

“¿Eres un pony?” Seward respondió.

 

El chico se encogió de hombros. “Si, como sea,” dijo el. “Solo tengo que salir de la calle esta noche, sabes, la temperatura esta bajando como loca.”

 

“Claro,” El vampiro le dijo calmadamente. “Pero necesito algo a cambio primero.” Con eso puso un brazo el rededor de los hombros del chico y lo llevo más profundamente en las sombras.

 

Gretz levantó el cuello de su abrigo y encendió un cigarrillo. Mientras esperaba por su maestro escucho pasos entrar al callejón.

 

“Gretz,” la mujer dijo, moviéndose hacia la tenue luz que provenía de un departamento del primer piso.

 

“Hey,” El lacayo contestó. “¿Qué… que sucede?” miro nerviosamente hacia donde estaba su maestro alimentándose.

 

El agente de bienes raíces ignoro la pregunta de Giles. El lacayo fumó nerviosamente de su cigarro, el brillo de la punta aumentando con la brisa ocasional que entraba al callejón. Al fin Gretz escucho un suave golpe cuando el cuerpo del niño cayó al suelo y Seward se acercó.

 

“Bonnie,” dijo el jovialmente, limpiando sus labios con un pañuelo rojo. “¿A que debemos el placer?”

 

“Solo me aseguro de que sigas las reglas Seward,” respondió ella.

 

“Claro,” el vampiro contestó y el lacayo tembló ante el sarcástico tono de su voz. “En una noche como esta yo debería estar cenando en el mejor lugar de Cleveland, pero en lugar de eso estoy reducido a cenarme lo que la sociedad rechaza.”

 

“Cierto, y yo solo quiero recordarte que te mantengas calmado,” dijo ella. “Especialmente en las siguientes semanas. El ingeniero tiene que hacer un examen muy importante y no podemos tener una horda de vampiros hambrientos causando problemas.”

 

“¿Y que se supone que hagamos?” Seward gruñó. “¿Sentarnos en la guarida y morirnos de hambre mientras el presidio trabaja felizmente con su propia agenda?”

 

“Serás compensado,” dijo ella. “Haré que el banco de sangre haga una entrega mañana. Eso te mantendrá por un tiempo.”

 

“¿Sangre empaquetada?” gruñó el, sujetándola. “¿A eso le llamas compensación? Tal vez te gustaría venir con nosotros y nos alimentaremos de ti por un rato. Puede que seas una lacaya pero aun eres humana.”

 

“Ni siquiera tu te atreverías, Seward,” Bonnie contesto, soltándose del vampiro. “Solo se un buen chico y haz lo que se te dice.” Con eso se dio la vuelta y salió caminando del callejón.

 

Los ojos de Seward se entrecerraron un momento. Finalmente giro su cabeza hacia el cadáver. “Encárgate de eso,” le ordenó a Gretz y rápidamente se fue.

 

Fade Out

 

Fin del Acto Dos